CABRESTANTES NÁUTICOS

El cabrestante náutico es un dispositivo mecánico, que está conformado por un rodillo o cilindro giratorio, que puede ser impulsado por una máquina o de manera manual. Las maquinas que lo pueden impulsar pueden ser eléctricas o hidráulicas, que están unidas al rodillo o al cilindro giratorio donde esta una cuerda, que tiene como función importante el arrastrar, levantar o desplazar objetos y grandes cargas, también, funciona perfectamente para remolcar otras embarcaciones que puedan estar averiadas en alta mar.maxresdefault.jpg

Importancia del cabrestante náutico

Lo más importante de este equipo es que permite remolcar las embarcaciones que puedan presentar un desperfecto mecánico, pues este aparato puede remolcar a cualquier embarcación que se encuentre averiada, igualmente, puede movilizar una gran pesca de arrastre. De allí la importancia de tener el mejor cabrestante náutico, también, ayudan a disminuir el trabajo, logrando tener mayor comodidad y rapidez.

 ¿Cómo funciona un cabestrante náutico?

 Existen diferentes modelos de cabestrante, el más sencillo es el modelo de una velocidad, donde una vuelta de manivela, es igual a una vuelta de muñeca. Los cabestrantes poseen dos o tres velocidades. Es muy importante conocer que los números no se seleccionan al azar, es potesta de los fabricantes y lo llaman el Power Ratio. El ratio se da en función de usarlo con una manivela normal de 254 mm.

Tipos de cabestrante náuticos

Cabrestante con trinquete:

 Requiere de un mínimo manteniendo.

Posee un mecanismo simple que ha demostrado ser muy fiable; este es uno de los mecanismos preferidos para las embarcaciones y siempre es el primero en ser seleccionado.

Se puede utilizar con un cable o cincha.

Este tipo tiene las siguientes desventajas:

El Precio es muy elevado.

Se debe manipular con mucho cuidado, con la finalidad de evitar que se suelte el trinquete.

Existe el peligro de rotación de la manivela mientras se maniobra.

Cabrestante frenado

 Este tipo evita posibles vueltas accidentales de manivela, lo cual provee una mayor seguridad en las maniobras.

El mantenimiento que requiere es mínimo, esto es importante para ganar más tiempo, ya que solo con agua dulce se puede realizar el mantenimiento.

Permite sujetar de forma manual el barco durante las manipulaciones.

Se puede utilizar con cable o cincha.

La única desventaja de este equipo es que es muy costoso.

Cabrestante eléctrico

 Permite que el barco sea subido sin esfuerzo.

Es recomendado para los barcos pesados.

Como desventaja tiene un gran consumo de energía.

CHALECOS SALVAVIDAS

Al tomar la decisión de abordar una embarcación, el patrón está en la obligación de realizar una lista de los elementos que están a bordo. Entre ellos, los chalecos salvavidas. Debes tener en conocimiento que si el patrón no lleva el número de chalecos de acuerdo a las personas que van a bordo, indica el certificado de navegabilidad del barco implica fuertes sanciones, además, pondría en riesgo la seguridad de los miembros de la tripulación, por ello, un buen patrón debe velar por la seguridad de su tripulación, pues es el máximo responsable, y debe tener siempre a la mano los chalecos salvavidas indicados.chalecos-salvavidas-D_NQ_NP_749062-MEC26921317108_022018-F.jpg

 ¿Para qué sirven los chalecos salvavidas?

Los chalecos están especialmente diseñados para mantener a la persona a flote en el agua e impedir que se ahogue. Los grandes materiales con los que están diseñados, logran que automáticamente la persona se coloque boca arriba y mantenga su boca y su nariz fuera del agua para evitar el riesgo de ahogamiento. Esto es lo primordial que realiza si, por cualquier motivo, la persona estuviese inconsciente en el momento de caer al agua. Estos chalecos no están diseñados para conservar el calor, por lo que, si existe el peligro de caer al agua fría, se debe poner una ropa protectora adecuada.

¿Qué tipos de chalecos salvavidas existen?

En la actualidad, gracias a los grandes descubrimientos de la tecnología, existen diversos tipos de chalecos que se adecuan a una situación en específico. Daremos dos ejemplos más comunes que se encuentran en abundancia en el mercado.

  • Chalecos salvavidas de una cámara: Es un chaleco de nailon con revestimiento de poliuretano, el cual se infla tras la inmersión en el agua, aunque también se puede inflar a mano tirando del cordón que lleva incorporado. Cuenta con un silbato, una anilla de izado, cintas de nailon y una hebilla para sujetarse a la persona que lo lleva puesto.
  • Chalecos salvavidas de doble cámara: Es un chaleco de nailon con revestimiento de poliuretano que se activan automáticamente en el agua, inflando el chaleco en cuatro segundos. Contiene tubos para inflarse con la boca, una correa de izado y una luz de seguridad que se activa al entrar en contacto con el agua.

¿Cómo usar los chalecos salvavidas?

Todos los chalecos están especialmente diseñados para funcionar de manera automática al caer al agua, aunque también se pueden inflar a mano tirando del cordón que llevan incorporado o por medio de unos tubos que permiten inflarlos soplando.